La Calata Culta Sábado, 31 enero 2015

Una abuelita 2.0

La Calata Culta

Leslie Guevara es directora de la escuela de escritura Machucabotones. Es autora invitada en los libros de relatos "Sexo al cubo", "Hermosos ruidos" y "21 relatos sobre mujeres que lucharon por la independencia del Perú". Es editora del libro “Once Veces Tú”. Ha realizado talleres de narrativa en cárceles peruanas, en coordinación con la Asociación Dignidad Humana y Solidaridad fundada por el padre Hubert Lanssiers. Actualmente escribe su primer libro.

TEJIENDO (2)

El otro día fui a la casa de Esperanza Rosas. Me senté en su sillón y la conocí. Ahí estaba yo, la chica que una vez le tejió una chompa azul a su muñeco Ken, conversando con la señora de los tejidos, la abuelita más popular del YouTube en Perú. Su canal de videos tiene más de 300mil suscriptores y cerca de 150 millones de reproducciones. Ahí estaba también Ana Celia, su hija: ella teje y se encarga de hacer los videos tutoriales. Las dos hacen un súper equipo y dirigen una página web llamada Tejiendo Perú.

¿Cómo llega el tejido a su vida, señora Esperanza?

Desde muy pequeña yo veía a mi madre tejer. Vengo de una familia tejedora. Mi mamá, mi abuela y mi bisabuela tejen.

¿Y cómo nace Tejiendo Perú?

De un dolor muy fuerte para la familia. Mi hija Paty fallece a raíz de un cáncer de mama. Entonces, hace cinco años, estuve tejiendo todo el día. Yo sentía que el tejido me aliviaba un poco, me ayudaba a menguar el dolor. Se lo comenté a mi hija Ana Celia, que también teje desde pequeña. Le expliqué mi idea de enseñar a otras personas que han pasado por situaciones similares, decirles que el tejido puede acompañar.

¿Cuándo hicieron el primer video?

Ana Celia: El primer video lo hicimos para un concurso en una web de manualidades. Mi mamá me dijo “grabemos” pero yo acababa de llegar del exterior, no tenía ni la cámara. Igual lo hicimos con entusiasmo y lo enviamos. Y fue rechazado, nunca lo subieron. Entonces estábamos en ese momento de “¿qué hacemos?”. Y Alejandro, mi hijo mayor, nos ve y nos dice “¡pero súbanlo al Youtube, pues!”.

Esperanza: Por supuesto, yo no tenía ni idea de qué era YouTube, ja, ja, ja.

¿Cuántos videos han subido hasta el momento?

Ana Celia: Más de mil.

Y se fueron a México.

Ana Celia: Google nos invitó a un evento anual donde reúnen a todos los periodistas de Hispanoamérica, el Google Press Summit. Invitaron a algunos creadores de canales de YouTube: fue muy bonito salir a contar nuestra historia, además de que el nombre de nuestro canal lleva el del Perú. Fue muy emotivo, ellos decían “¿quién será la próxima Esperanza?”

Esperanza: Recuerdo a un periodista peruano que se acercó para hacerme una entrevista para El Comercio, y luego me dijo que su mamá era mi fan. Grabamos un saludo para ella. ¡Esas cosas me parecen impagables!

¿Dónde radica el placer cuando una persona teje?

Esperanza: Es que te concentras y te olvidas de todo. Porque cuando tú tejes tiene que salirte bien, sin equivocarte, sobre todo si haces “punto”, y no lo básico. Y cuando el tejido está listo se ve tan bonito entre mis manos…

Ana Celia: Hay varios estudios que concluyen que el tejido es “el nuevo yoga”. Requiere cualidades como la repetición, la concentración. El tejido ayuda a relajarte, y el que teje lo sabe.

¿Cómo son las personas que tejen, señora Esperanza?

Son personas muy alegres y relajadas. Porque el tejido ayuda a relajarse. A las personas que tejen no las vas a ver desesperadas.

¿Los hombres también tejen?

A veces me han escrito señores para hacerme preguntas, porque no pueden acabar un tejido, y lo bonito está en que se ve el proceso de mejora en el trabajo. Luego me vuelven a escribir para decirme que ya lo terminaron. Y le tejen a sus esposas e hijitos. Hay quienes te dicen “a mí me gusta tejer pero eso no significa que sea gay”.

Ana Celia: Si lo piensas bien, hay muchos artesanos que tejen. Puedes verlo en ferias. También hay niños que nos han enviado fotos de sus tejidos, porque en algunos colegios se enseña a tejer. Ahí tienes concentración, un poco de matemáticas.

A veces veo mujeres tejiendo en las combis.

Esperanza: Eso lo pueden hacer cuando el tejido es sencillo. Yo, por ejemplo, tengo dos tipos de tejido. Veo televisión mientras tejo. Entonces, ese tejido es el que puedo hacer fácil. En el otro tejido sí tengo que estar atenta porque es más complicado: ahí sí lo que estoy viendo debe ser en castellano, ja, ja, ja.

TEJIENDO (4)

¿Qué prendas le gusta tejer más?

Ropa para bebés. Disfruto mucho cuando tejo zapatitos y colchas.

Tejiendo Perú tiene mucha presencia en las redes sociales.

Ana Celia: Nosotros empezamos sin saber nada de esto. Al inicio no sabía ni editar videos. Subimos el primer video al YouTube y a los dos días teníamos como 80 vistas, para nosotros eso era como un millón, ja, ja, ja.

Esperanza: Me encanta leer los comentarios. Respondo todos los mensajes sentada sobre mi cama, y cada uno es muy especial.

¿Qué les dicen las personas?

La mayoría me agradece por compartir mi conocimiento. Procuramos dar hasta el más mínimo detalle. A veces hay personas que nunca han tejido pero vieron un video en la página y se animaron. También me escriben profesoras para decirme que ahora pueden enseñar tejido, y que sus alumnas están aprendiendo.

Ana Celia: Cuando empezó Tejiendo Perú nuestra duda era cómo explicamos que el tejido es un vínculo que se aprende y pasa de la abuela hasta la nieta. Tiene un factor emocional. El tejido te acompaña cuando estás embarazada, cuando nace el bebé. El tejido siempre está presente.

¿Es usted una abuelita virtual, Esperanza?

A veces me dicen “me haces recordar a mi abuelita que ya se fue y no me terminó de enseñar a tejer”. Ese tipo de comentarios me hacen sentir bien. También hay comentarios que no sé cómo responder. Una vez me escribió una chica que estaba con cáncer terminal para preguntarme “¿Qué hizo Patty (o sea mi hija) para que usted no se volviera loca cuando ella se fuera? Mi mamá se está volviendo loca en este momento, de pensar que me voy a ir”.

¿Qué tal se llevan con la tecnología?

Ana Celia: Cuando mi mamá comenzó a asistir a un grupo de apoyo y necesitaba comunicarse por correo, Patty la ayudaba y respondía los mensajes. Patty prácticamente la obligó a usar la computadora.

Esperanza: Yo decía “¿para qué, si nunca en mi vida voy a tener una computadora”. Aprendí para que me dejara en paz. Viéndolo en retrospectiva es como si ella hubiera sabido algo, y me mostraba el camino.

TEJIENDO (6)

¿Cuándo graban?

Ana Celia: Nosotros grabamos los miércoles: ese día mi mamá teje para dos tutoriales.

Todo queda en familia.

Esperanza: Mis nietos me ayudan con la música y los videos. Y mis nietas modelan las prendas. A veces me dicen “¡qué grande que está la nieta!” porque la han visto desde muy pequeña. Ahora ellas están más altas que yo, ja, ja, ja. Todos participamos, todo el que viene a la casa colabora y modela. La última que pasó por aquí fue mi prima, yo quería que modelara un poncho celeste y me dijo “OK, pero no me saques la cara”.

¿Hay planes de ir a la televisión?

Esperanza: A mí me encantaría. Ana Celia ha construido todo un set de grabación que permite que la persona vea muy bien cómo cojo los palitos mientras tejo.

¿Y qué es el tejido para usted?

Esperanza: Es un apoyo, me acompaña mucho. A mí me gusta estar en mi casa tejiendo. Mi gata me acompaña, a veces también me fastidia.

Ana Celia: Esa gata la compró Patty, hasta ahora nos acompaña.

¿Cuáles son los planes para Tejiendo Perú?

Ana Celia: Lo más cercano es realizar los talleres de tejido y que siga creciendo la página. Queremos que más personas encuentren de utilidad el tejido en sus vidas. El fin de la página es también decirle a las mujeres que es muy importante detectar a tiempo el cáncer de mama.

TEJIENDO (5)

¿Qué les diría a las personas que han sufrido una pérdida en la familia?

Esperanza: Que tejan, que se coloquen metas, que digan “me gustaría tejerle una chompita a mi nieta” y acabarla. Eso las tranquilizará un poco. A veces las personas me escriben para decirme “ya fui a hacerme mi chequeo” y para mí es “oh, ya se fue a hacer su chequeo”. Y, bueno, hay casos de personas que nos han dicho que se han hecho sus chequeos gracias a la página. La pérdida de un hijo es el dolor más grande que se puede sentir y conozco a personas que se han tirado al piso, porque ya no quieren vivir. Si podemos ayudar a más personas a resistir es una gran cosa para nosotros.

Ana Celia: Eso es un poco el mensaje de la página. Cuando me fui a Ecuador estaba sola y ahí tejía. Para nosotros es el tejido, pero nuestro mensaje es que tienes que hacer algo que te apasione.

La Calata Culta

Leslie Guevara es directora de la escuela de escritura Machucabotones. Es autora invitada en los libros de relatos "Sexo al cubo", "Hermosos ruidos" y "21 relatos sobre mujeres que lucharon por la independencia del Perú". Es editora del libro “Once Veces Tú”. Ha realizado talleres de narrativa en cárceles peruanas, en coordinación con la Asociación Dignidad Humana y Solidaridad fundada por el padre Hubert Lanssiers. Actualmente escribe su primer libro.
Secured By miniOrange