La Calata Culta Viernes, 29 abril 2016

¡Cuántas veces debí tirar la toalla y no lo hice!

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.

La semana pasada estuve en Trujillo dictando un taller de escritura y comiendo cremolada de fresa. Tenía unas horas libres y caminaba sin rumbo, con ganas de saber de eventos culturales. Y conocí a Maruja Alemán, gestora cultural y fundadora de CEPROCUT, me dijeron que ella me pondría al día. Y así fue, nos sentamos en un sillón de la sala de espera del hotel y conversamos de la vida en Tujillo y de los eventos culturales que vienen realizando desde hace dos años.  Esto me dijo.

¿A qué te dedicas, Maruja?

Me dedico a difundir y promover manifestaciones artísticas a través de eventos. ¡Lo hago a nivel local, regional, nacional e internacional! Un día me jubilé y formé CEPROCUT, y como quien no quiere la cosa ya tenemos 21 años trabajando por la cultura. Es una asociación sin fines de lucro, y estoy muy contenta con los resultados. Nos dedicamos a generar espacios donde los niños y jóvenes puedan fortalecer sus talentos.

¿Qué clase de eventos realizan?

Realizamos eventos artísticos y culturales, con el apoyo de diversas empresas privadas. A veces hasta obligamos a las empresas a que se interesen en estos eventos, ja, ja, ja. “Obligamos”, entre comillas, porque al final ellos son bien buenos. Solo hay que explicarles para qué se necesita la ayuda, la importancia. Y lo conseguimos.

Por ejemplo, existe el evento “Familias musicales en concierto”…

Sí, es un evento a nivel nacional, donde las familias de músicos se unen una vez al año, para hacer un concierto en el teatro de Trujillo. Ahora tenemos inscrita a una familia de Chiclayo, pero se acaban de enterar de que el papá tiene diabetes.  Y los hijos le han dicho al papá que mejor no participe. Y el papá ha dicho Sí voy, porque este evento me ayudará a sanarme. Escuchar eso es bonito, y que la gente pueda encontrar espacios para mostrar su arte, aún más…

¿Cómo se te ocurrió?

Porque desde niña había visto que en todas las casas había una guitarra o un cajón. Y era el orgullo de la familia presentar al hijo tocando un instrumento ante los amigos. Me parece que eso es algo que se ha perdido. ¿Quién tiene instrumentos musicales en sus casas hoy? Ya casi nadie, y se entiende, porque ahora las cosas cuestan más dinero.

¿Qué otros eventos realizan?

El Concurso y Festival Internacional de Canto Lírico. Es un evento único en su género en América latina, que desde el año 1997 viste de gala a Trujillo con la presencia de más de medio centenar de destacados exponentes de la lírica internacional, provenientes de América, Asia y Europa… además de contar con reconocidos maestros y pianistas internacionales. Estas actividades elevan el nivel académico de los artistas trujillanos, pero también de los artistas visitantes.

Suena bien.

Y para los más jovenes organizamos un concurso de cuento a nivel nacional, el “German Patrón Candela”. En honor a Germán, que fue un  gran estudioso de la vida y obra de César Vallejo: él aportó mucho a la cultura de Trujillo, y en una de nuestras conversaciones me comentó que venía soñando con un concurso de cuento…

Que además tiene un premio importante.

Sí, donado por la familia Patrón – Balarezo: son dos mil soles para el primer puesto, mil para el segundo y quinientos para el tercero. ¡En un concurso dirigido a jóvenes entre 15 y 25 años! Y para los niños hacemos un taller de dibujo y pintura sobre patrimonio cultural.

Y acá en Trujillo, ¿qué espectáculo es más popular?

El teatro. Aunque en Trujillo es muy difícil llenar el teatro, se logra. Sucede que aquí la gente está acostumbrada a no pagar, porque         muchos años atrás los eventos no eran pagados: los artistas eran gente con mucho dinero, no necesitaban cobrar. Al contrario, eran oportunidades para lucir su arte, sus lujosos vestidos y joyas. Ahora las cosas han cambiado. Se cobra una entrada, aunque sea mínima.

¿Qué le recomendarías visitar a las personas que llegan a Trujillo?

Lo que hace falta es una guía cultural.

Digamos que es la guía Maruja…

En ese caso, primero tienen que visitar toda la parte histórica de Trujillo: a veces la gente cree que solo es ir y tomarse la foto con los monumentos, pero hay que saber la historia para querer a nuestra tierra. Luego están las casonas, las playas, las campiñas de Moche. Y al final se inscriben en Canto Lírico, ja, ja, ja.

Maruja, desde tu posición como gestora cultural, ¿qué aconsejarías a otros gestores?

A todo nivel, que sean organizados. Trabajar con objetivos claros, porque a veces los artistas forman organizaciones que se mueren. ¡Cuántas veces debí tirar la toalla y no lo hice! Por ejemplo, en el concurso de música folklórica latinoamericana… Llegó un momento en que me dije ¡No va a haber más concurso! ¡No va a haber más! Y luego unos chicos fueron a la oficina y me reclamaron. ¡Pero muy alterados!

¿Qué te dijeron?

¡Señora Maruja, quién es usted para que diga que no va a haber concurso! ¡Al principio me molesté! Me dije ¿Pero acaso ustedes me ayudan en algo? Luego lo pensé y me di cuenta que los chicos querían su evento, y eso me gustó. Ese tipo de cosas son las que te hacen poner contenta. Así que no se desanime nadie.

~~~

Aprender a escribir es posible.

Descúbrelo en mayo.

+Info: www.machucabotones.com

“No hay mayor agonía que la de tener una historia sin contar dentro de ti” – Maya Angelou.

 

 

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.