La Calata Culta , noticias , Salud , sociedad Miércoles, 27 mayo 2020

Testimonio de una enfermera: «También estamos agotados y merecemos protección»

La Calata Culta

Leslie Guevara es directora de la escuela de escritura Machucabotones. Es autora invitada en los libros de relatos "Sexo al cubo", "Hermosos ruidos" y "21 relatos sobre mujeres que lucharon por la independencia del Perú". Es editora del libro “Once Veces Tú”. Ha realizado talleres de narrativa en cárceles peruanas, en coordinación con la Asociación Dignidad Humana y Solidaridad fundada por el padre Hubert Lanssiers. Actualmente escribe su primer libro.
gestion

Foto: Diario Gestión

Se sienten desprotegidas. Saben que si se enferman no tienen seguro. Trabajan más de 24 horas seguidas y están agotadas. No cuentan con un buen equipo de protección. Muchas han comenzado a enfermar, otras a morir. Sienten miedo. Culpa. Saben que pueden contagiar a sus familiares. Por ejemplo, Marisol Liñan: ella es una enfermera que realizaba tamizajes comunitarios en El Agustino, y un día se dio cuenta de que su vida corría peligro y dejó su cargo. Pero como su vocación es salvar vidas, sigue ayudando desde su casa. Junto a otras amigas sanmarquinas administra la página La Nueva Enfermera, y se encarga de difundir información y crear redes de apoyo. Yo la llamé hace unos días y conversamos un ratito.

 — Marisol, ¿cómo te sientes?

Recuerdo el último día que hice mi turno. Me tocó El Agustino. La gente salía sin mascarilla y muchos eran positivos de Covid. Y yo iba de casa en casa diciéndoles «Vengo acá a hacerles el tamizaje» y no me hacían caso. Un día mi compañero y yo estábamos persiguiendo a un mototaxista. Recuerdo que era un caso positivo, y su mascarilla era una telita que se le caía por el cuello. Nosotros le gritábamos para que se detuviera y le importaba muy poco infectar a sus pasajeros. Eso desmotiva. Desmotiva ver que las personas agredan al personal médico. Pero también me siento incentivada a cambiar algunas cosas a través de mi página La Nueva Enfermera. Me parece importante difundir información, y que la gente comprenda que enfermeras y enfermeros también estamos agotados y merecemos protección.

— ¿Cuántas horas diarias trabaja una enfermera?

Cuando recién empezó el contexto del COVID acá en Perú, salió la normativa diciendo que solo habría guardias diurnas y nocturnas de 12 horas. Pero en la práctica son hasta de 24 horas. Guardias infrahumanas que no responden ni a la ley de las enfermeras ni a la ley del trabajo.

Foto 2

Foto: Marisol Liñan

— ¿El equipo de protección lo compran ustedes mismas?

Nueve de cada diez enfermeras compran sus equipos de protección. Priorizando: respiradores, luego las caretas faciales. Un respirador tipo N95 el año pasado costaba 8 soles, ahora está costando 70 soles. Y el ministerio a veces nos entrega equipos de mala calidad. No nos dan las cantidades adecuadas. No nos dan el momento que deberían darnos.

— ¿Por ejemplo?

Hay equipos, en este caso, respiradores, que han sido sacados del mercado. No los usan ni en China, que los produce. No los han usado en España y tampoco los van a usar en Italia. Y esos equipos los mandan acá. No ajustan bien, se salen.

marisol

Foto: Marisol Liñan

— ¿Cómo son las condiciones laborales de una enfermera?

La mayoría trabaja con modalidad de afiliación, algo así como una tercerización de los servicios. Y eso va en contra de toda lógica, porque un prestador de salud debe tener vinculación con la institución a la que sirve. No podemos tener enfermeras, médicos, obstetras, sin seguro. Se enferman y ¿quién los atiende? Son muchos jóvenes recién egresados. Los primeros trabajos los van a hacer en una clínica o en el Estado, pero siempre como terceros. Siempre, siempre, como terceros. Tendrías que tener una súper vara para entrar al seguro. Son mínimo tres años como tercero. Te enfermas y no tienes seguro, no tienes descanso médico, no tienes vacaciones.

— ¿Qué piensas de las enfermeras de otros países?

Hay un nivel distinto de empoderamiento. La enfermera española se la cree. Reclama su equipo de protección, porque se valora. Y eso es lo que nos falta un montón en Perú. Y visibilizar nuestro trabajo: las postas y los centros de salud se sostienen siempre gracias a las enfermeras.

Foto 4

Foto: Marisol Liñan

¿Qué piensas del ministro Zamora?

Tiene menos de tres meses en el cargo y lo está asumiendo todo. Ha tenido sus errores, por supuesto, los tiene. Pero tanto así como pedir su cabeza, pedir que lo cambien… ¿Qué ocurre? Se va el ministro y se lleva sus cinco, seis personas de confianza. Esas seis personas se llevan a otras… Eso ocurre mucho. No hay línea de acción que perdure.

— ¿Qué podemos hacer por las enfermeras?

Necesitamos protección. Hace casi un mes San Marcos dijo que estaba haciendo las mascarillas, los respiradores. ¿Dónde están? ¿Dónde se ha estancado? A esas iniciativas hay que inyectarles presupuesto, inyectarles logística, voluntad. ¿Usted no cree que Gamarra sacaría buenos mamelucos? Los sacaría, y mejores que los que se están importando. Eso es falta de decisión política.

Foto 3

Foto: Marisol Liñan

— ¿Te comunicas con tus compañeras?

En La Nueva Enfermera somos cinco compañeras sanmarquinas de distintas bases de la salud, y difundimos información. También estoy en un grupo de egresados de la universidad que diariamente hacemos catarsis. Enviamos audios, videos, comentando lo que está pasando en los hospitales. Entre todos nos acompañamos. Es una red de ayuda para conversar y hacer llegar mensajes. Por ejemplo, a veces dejas a tu familiar y ya no lo vuelves a ver: ahí entra la enfermera. La enfermera es el puente con el familiar. Las enfermeras siempre ayudamos, y estamos totalmente expuestas, por la gran cantidad de horas que trabajamos. A veces intentamos ayudarnos, ¿no? Si alguien está trabajando en el Dos de Mayo, le preguntamos si conoce a tal paciente internado, averiguamos y le decimos a la familia Ah sí, tu familiar ingresó. Esas redes pequeñas de apoyo nos dan alguna tranquilidad.

— ¿Por qué eres enfermera?

Cuando las enfermeras salen a marchar, dicen Ah, es por plata. Y sí, también es por plata, porque tenemos compañeras que ganan 1200 soles, y esa cantidad nadie quisiera ganar, ¿no? Pero también es porque pedimos insumos de protección. Hace mucho las enfermeras dijimos que la cantidad de ventiladores en nuestro país era insuficiente. ¿Alguien hizo caso? No, jamás. Ni siquiera salió por ahí en una noticia pequeñita. Y ahora todos dicen que los ventiladores, que los ventiladores. Tenemos menos de 300 ventiladores para 32 millones de personas. Justo la OMS había declarado el “Año internacional de la enfermería y la partería”. Todas las enfermeras nos decíamos 2020, guau, muchas cosas… Que sí, que vamos a trabajar la parte política, la parte administrativa. Vamos a hacer la gestión. Y nos mandaron así: ¡Toma la pandemia!

La Calata Culta

Leslie Guevara es directora de la escuela de escritura Machucabotones. Es autora invitada en los libros de relatos "Sexo al cubo", "Hermosos ruidos" y "21 relatos sobre mujeres que lucharon por la independencia del Perú". Es editora del libro “Once Veces Tú”. Ha realizado talleres de narrativa en cárceles peruanas, en coordinación con la Asociación Dignidad Humana y Solidaridad fundada por el padre Hubert Lanssiers. Actualmente escribe su primer libro.
Secured By miniOrange