La Calata Culta Miércoles, 13 mayo 2015

Gracias al sexo estamos sentados aquí

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.

Placer. Óleo sobre tela de Iván Fernández-Dávila.

El otro día tiré con él. Yo estaba terminando de escribir, era de mañana y aún no había desayunado: quería seguir escribiendo todo el día sin parar, pero tenía que hacer un descanso. Así que dije Me masturbaré un ratito y luego todo será equilibrio. Entonces fui a la cocina por un cenicero, mientras cantaba ♪ ♫ Acuéstate conmigo esta noche, nene. Recuerda cuanto te amé, cuanto te pensé, cuanto me gustabas ♪ ♫ Y se me ocurrió que un vino Santa Julia Reserva Malbec podría acompañarme muy bien. Me calenté de tanto beber ese vino y me masturbé viendo un video porno. Vi que a una una chinita se la estaban follando en el velorio de su esposo, todo era lento, el hombre le bajaba el calzón despacito, y así sucesivamente con toda su ropa… A mí eso me arrechó, la delicadeza con la que el hombre iba explorando el cuerpo de la chica hasta dejarla completamente desnuda y adentro, en el velorio, la gente estaba arrodillada rezando… Me vine buenazo, cerré todas las ventanitas que había abierto en mi computadora y entré al Facebook. Él estaba en línea y le dije ¿Nos vemos hoy? Él primero me dijo que no podía porque tenía un ensayo con su banda, luego de unas horas me confirmó. Pero para ese momento ya me había dado flojera, me había puesto a ver dibujos y estaba en pijama, era un bebé feliz. Pensé en no ir.

Y luego dije Voy nomás, con él siempre me divierto. Su casa era un verano en Nueva York, y siempre aprendía algo. Me instruía como mierda. Me fui en zapatillas: primera vez que iba así a visitarlo, pero no quería usar tacos. Salí de mi casa con una ilusión dentro de mi vagina. Llegué a su departamento y como de costumbre su gato me recibió con muchos maullidos, como preguntando ¿Qué me has traído? Nada, gato, no te he traído nada. Yo sólo he venido por sexo y diversión, luego me voy…

Camino por el departamento y no lo encuentro. De pronto escucho un silbido a lo lejos, es la señal. Camino por todo el pasillo hasta llegar a la habitación y ahí lo veo, sentado sobre la cama, con papel para fumar entre los dedos diciéndome: ¡Saturnita, llegaste! Me hace un espacio en la cama y me siento junto a él. Le observo las manos mientras juega con el tabaco, él tiene bonitas manos. Y me pregunta por mi semana, ¿Qué cosas hiciste? Yo le cuento del proyecto que tengo con mi amiga Milagros, Hemos creado un espacio para hablar de sexo con mujeres, a veces no hay con quién hablar de esos temas. Y si hablas te liberas, y vives mejor. ¿Por qué en el caso de ustedes es más normal decir sí, que me tiré a una hembrita y tanta huevada?

Se queda callado y se ríe.

Pero con  algunas mujeres no se puede conversar sobre sexo. Entonces, una necesita amigas que no se incomoden con esos temas, porque son parte de la vida. ¿Entiendes? Gracias al sexo estamos sentados aquí, de eso venimos.

Él me observa con los ojos bien abiertos y me pellizca el hombro, cierra un ojo. Me sonríe y me dice Tú serás como “Cachín”, el mundo sabrá de ti y ya tus papás dejarán de joderte… Yo sonrío y le doy un beso en el cachete. Me gusta estar a su lado porque me hace sentir alegre. Me motiva. Luego me da una palmada en el poto y me dice ¡Trae una cerveza! Al final todo con él termina en un gran ja, ja, ja. Siempre nos reímos, y cuando no estamos riendo estamos tirando. Así es la vida con él, pura risa.

❀ ✿ ❁ ✾ ✽ ❃ ❋

p.s.: Me permito incluir este aviso. Machucabotones inaugura un espacio para investigar qué estamos logrando con nuestra manera actual de escribir, y qué estrategias pueden ayudarnos a mejorarla. La idea central es aumentar la claridad, la fuerza expresiva y la belleza de nuestros textos. Dirigido a todo público, con conocimientos previos o sin ellos. ¡Empezamos este sábado 16! Más informes en hola@machucabotones.com.

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.