La Calata Culta Viernes, 12 junio 2015

Alicia Meza: “La cultura sí vende”

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.

El otro día conversé con la periodista Alicia Meza, quien es toda una sensación en las redes sociales. Su punto de vista sobre las cosas, me parece, es siempre interesante. Actualmente Alicia trabaja en el área de Cultura de la Municipalidad de San Isidro. Fue Gerente de Imagen Institucional del Instituto Nacional de Cultura (INC) y ha trabajado en la sección de cultura de varios medios. Ella llegó un poquito tarde a nuestra cita y yo la esperé: casi me voy, pero sucede que Alicia es encantadora. Todo el mundo debería conocer a Alicia. Aquí la conversación.

¿Para qué nos sirve la cultura?

Siempre he pensado que la cultura sirve para enriquecer la vida. Para salir de lo cotidiano y vivir otras vidas. Para tener una vida más placentera.

¿Cómo llegó la cultura a tu vida?

Yo me crié en una casa donde había mucha gente mayor, y todo el tiempo me llevaban al teatro, los museos, el ballet, al cine. Me parece que ahí nació el estímulo.

¿Por qué estudiaste periodismo?

Porque postulé a historia en la Universidad Católica y no ingresé. Entonces me dije “Tengo que buscar otra universidad” e ingresé a la San Martín de Porres, a comunicaciones. Y lo típico, ¿no? “Me voy a cambiar después”, y nunca me cambié. Y cuando estuve en periodismo me empezó a gustar la fotografía. Lo primero que he hecho en periodismo es ser fotógrafa de prensa.

¿Qué te gustaba de eso?

Me gustaba ir a la calle a conseguir mi foto. Tenía que cubrir las marchas del primer gobierno de Alan García. Tenía que ir al estadio cuando no había muchas mujeres yendo al estadio. Me parecía intensa esa vida. Hacer eso era bacán. Yo entré a practicar al diario Nacional, ahí estuve dos meses. De ahí pase a Ídolo, y luego a Expreso. En la campaña presidencial del 90 entré a Página Libre: estuve como seis meses, hasta que cerró. Luego pase por varios medios, estuve cinco años en Gestión editando la página de cultura y con un programa de radio cultural en CPN.  Luego, fui gerente de imagen al INC, después me llamaron de la Municipalidad de Miraflores para hacer prensa cultural en el año 2003. Salí de ahí y me fui a vivir a Francia durante tres años.

¿Por qué a Francia?

Porque me casé con un chico peruano-francés y allá tuve a mis hijos. Pero no me acostumbré, porque aquí ya había hecho trayectoria: es difícil irte a otro sitio dejando todo eso. Yo quería volver.

¿Cómo viste Francia?

Lo que más me gustó fueron las “Mediatecas”. Que son lugares donde tienes acceso a todo tipo de medios con libertad absoluta para sacar libros, discos, películas, y revistas. Simplemente tienes un carnet y te puedes llevar lo que quieras a tu casa. Tienes pase libre a cursos, todo es gratuito.

¿Y eso se podría hacer acá?

Sería ideal, pero acá no hay una cultura de devolver libros. O sea, el problema es que no todo el mundo los devuelve o los cuida.

¿Y cómo es el programa de ustedes, “San Isidro lee”?

A los vecinos que lo deseen se les presta un libro durante un tiempo, y una vez que terminan lo devuelven, para luego donarlos a los colegios. No es para la biblioteca: es un plan lector para que todo el mundo se beneficie. A este programa se unió la editorial Santillana. La política es “OK, te presto el libro si vives en San Isidro”, pienso que cada municipio debe ayudar desde su trichera. Las personas tienen que aprender a cuidar los libros. Es el primer plan lector a nivel municipal que se implementa, la idea es que los libros sean de autores peruanos. Hemos empezado con Alonso Cueto, Fernando Iwasaki, María José Caro, Javier Arévalo y José de Piérola

¿Qué obstáculo sueles encontrar en tu trabajo?

La plata. El presupuesto siempre se acaba, y siempre por el lado de la cultura: es la pita más delgada. Y, específicamente, no trabajar con profesionales en el tema. Pero eso está cambiando. Desde el tema de Castañeda y los murales creo que estamos tomando más conciencia de que la cultura sí vende. Sí te genera imagen, sí te genera entrada. Aunque no masivamente, a las personas sí les importa.

Pero hay que invertir.

Claro que sí, siempre. Aunque no es tanto lo que tienes que invertir, se trata siempre de una buena organización. Es cuestión de buscar y arreglárselas.

En la Casa Museo Marina Núñez del Prado, de El Olivar. Bonito.

¿Y qué tal el recibimiento de la gente usando los espacios públicos?

El nuevo alcalde tiene una política cultural bien definida. Está el programa “Cultura libre”, por ejemplo. Consiste en llevar las actividades culturales a los espacios públicos del distrito. Y que todo sea de acceso libre, ¿no? Que las personas usen el espacio público, que está como alejado, y que en realidad es de todos. Entonces, la idea es llevar cine, teatro a estos espacios. Y ha funcionado muy bien.

¿De qué manera los municipios con menos presupuesto pueden realizar eventos?

Cuando no tienes mucho dinero tienes que hacer alianzas estratégicas con centros culturales: a ellos les conviene apoyar, porque es una manera de ampliar su público y ganar imagen. Una empresa también te puede auspiciar. Yo creo que es cosa de formar un buen equipo y buscarla. Si trabajas en equipo con buena onda y criterio, las cosas salen bien.

¿Qué crees que es la cultura?

Es todo. Para mí siempre es todo, no solo las expresiones artísticas. Todo lo que ocurre, todo lo que se crea, lo que te rodea. Y, te da conocimiento. Y el conocimiento abre puertas.

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.