La Calata Culta Domingo, 25 mayo 2014

Quería una mirada interesante, unos pensamientos de líder y un pene erecto

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.

tumblr_n21kw41zy81qawuaao1_500

Estábamos sobre el sofá, él y yo, un viernes por la noche. A la mierda lo que digan los demás, pensé, he venido a follar y a olvidar. Yo estaba aún sorprendida, sonriendo al decir pero estaba en mi cama con mi pijama… ¿Qué demonios hago aquí? La velocidad con la que se toman las decisiones es algo alucinante que me seduce, y yo voy: la vida es un disparo…

Ese día, horas antes, yo había estado muy arrecha y no sabía qué hacer: pensaba que mi noche acabaría en películas porno y cervezas. Entonces, limpié. Limpié mucho la casa hasta quedar exhausta y con la uñas rotas. Fui a la ducha y dejé que el agua cayera sobre mi nuca, pensaba en lo que siempre soy y lo que quiero dejar de ser… Luego de tres tríos sexuales con mi amiga Kitty y mucho sexo en los baños había que dar un relax a la vida. Y me puse a fumar en mi balcón: mi cerebro iba soltando nombres y posibilidades. Sabía que si lo deseaba tendría sexo por sexo en ese momento, pero yo quería algo más… Quería una mirada interesante, unos pensamientos de líder y un pene erecto. También quería encontrar una nueva pasión, para salvarme. Me había comprado una planta nueva y estaba emocionada. ¡Tenía que sembrarla! Pensé en helado de granada, luego en mis amigas de la universidad: chicas, me hubiera gustado pasar más tiempo con ustedes y hacer esas cosas que las chicas hacen, pero yo estaba muy perdida escribiendo.

Y luego pensé en los insectos que buscan la luz y se chocan con los focos, pero su interés constante es la luz. No había plan ni un pene dentro de mí.

Así que crucé mis piernas de manera delicada esa noche, y pensé en la tarde que había tenido y me entregué al momento. Me dije hablaremos un poquito de arte y fingiré seriedad y quizás algo de profundidad. Luego de esa tarde de limpieza y reproches me lo merecía. Empezamos a conversar, él me hablaba sobre el arte de Andy Warhol. Me hablaba febrilmente, como si no hubiera mañana, ja. Yo decía que había leído en un artículo una palabra que describía a Warhol: ‘trashumante’. Pintor, cineasta, fotógrafo, productor y empresario. Él seguía hablándome, para ese momento yo me tambaleaba en mi asiento pensando por dentro ahorita te voy a follar conchatumadre, espera nomás que pueda ponerme en pie. Quiero escuchar a Raffaella Carrà, dije, esa canción que dice “qué fantástica, fantástica esta fiesta, esta fiesta con amigos y sin ti”.

Nos reímos y yo aproveché para ir al baño. Caminé de forma zigzagueante por el pasillo de la casa, pero ese vino no iba a acabar conmigo. Yo sabía a lo que iba. Así que evacué un poco de ese líquido tinto sobre el lavadero, y luego me rocié el perfume 212 de Carolina Herrera, para olvidar las náuseas… Luego de eso ya estaba sobre la cama, con un poco de semen sobre el culo, pensando en barquitos de papel a las 3 de la mañana.

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.