La Calata Culta Viernes, 7 noviembre 2014

“La gran mayoría de fashion bloggers son franeleras, esa es la verdad”

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.

ABRIDORA

“Pero ¿qué es la moda?” me preguntaba hoy por la mañana, cuando abrí mi closet y no supe qué ropa escoger para un coctel. En la tarde, con el celular en la mano, googleé “fashion bloggers” y di clic un poco al azar. Estaba buscando suerte. Se abrió una pequeña ventanita: www.fashioneverywhere.pe. “Aquí me quedo”, pensé. Esta chica, Ana López, escribe de moda de una manera que me gusta, y no se calla nada. Esta chica no parece un maniquí, esta chica sonríe y dice lo que piensa. Creo que puedo conversar con ella.

¿Cómo descubriste tu gusto por la moda?

Yo no sabía que iba a tener un blog de moda, porque el gusto por la moda se nota desde pequeñita. Todo empezó porque me gustaba escribir, ja ja ja. Todo el tiempo estaba escribiendo poemas. Mi mano se movía sobre el papel y mi imaginación volaba. Disfrutaba mucho traduciendo poemas y por eso luego me dudé si estudiar traducción o literatura, y estudié traducción. “A lo seguro”, dije. En el camino suceden muchas cosas, ejemplo: problemas sentimentales. Mi interés en la moda no iba por un tema de looks, porque yo siempre veía la moda como algo frívolo, sino por decir lo que pensaba de manera fresca, y decirlo bien. Y la idea de relacionar moda y poesía, digamos, me apasionaba. Me entregué a la escritura tratando de olvidar a un ex.

Es la época en que aparecen los blogs.

Sí, en el 2008, y fue la maravilla. Comencé a interesarme en los blogs y dejaba comentarios. Hasta que una amiga, Vanessa Rodríguez, de “La vida de Serendipity”, lanza un concurso para asistir a un evento. Yo no pude ganar la entrada, pero al final Vanessa me pidió ir a cubrirla porque ella no podía. ¡Me sentí muy suertuda! En la conferencia de prensa estaba insegura pero apunté todo, como en el tiempo del colegio. Y luego Vanessa me pidió que escriba un post sobre el evento. Lo publicó en tres partes y a sus lectoras les gustó. Y así empezó. Me animé y saqué el blog de moda.

¿Porque el nombre Fashion Everywhere?

Quería un nombre que englobara algo así como un “ver más allá de las pasarelas”. A veces puedes encontrar moda en todas partes: en los colores de un paisaje, en una mano acomodándose el cabello. Moda hay en todos lados y en toda clase social. Me gusta cómo salió el nombre, es corto y directo.

 

Foto: Machucabotones

Foto: Machucabotones

¿Cómo te sentías cuando empezaste a publicar?

Al inicio trataba de buscar el rumbo del blog. Hacia más trabajo de investigación, lo tomaba como algo periodístico. Iba a tiendas, tomaba fotos, les decía a las dueñas “esto es para mi blog de moda”. “¿Qué cosa es eso?” me decían. Pero yo sentía que algo grande se venía. Yo quiero ser la blogger que descubre las marcas que recién se lanzan al mercado, y quiero verlas crecer.

¿Cómo tratan las marcas a las “fashion bloggers”?

Yo creo que a veces las marcas discriminan.

¿A qué te refieres?

Algunas marcas no se fijan en chicas gorditas, buscan chicas regias. Pero eso no tiene por qué importar. Todos tenemos fortalezas y debilidades. Ejemplo, Fiorella García de “Divina ejecutiva” cuenta que cuando empezó con su blog era gordita, pero luego, por salud, comenzó a adelgazar. A ella algunas marcas la consideran bien, porque se le ve más adulta que el resto y porque tiene esa dosis de “chic”. Pero ¿qué pasa si eres gordita y no tienes esa dosis de “chic”? Las marcas no te van a considerar porque no vendes. Esos estereotipos deben cambiar.

¿Y a ti cómo te consideran en el círculo de las “fashion bloggers”?

Me consideran una revoltosa, porque soy media criticona, ja ja ja. Siempre digo lo que pienso y no me puedo quedar callada. Entonces, las marcas prefieren tenerme a su lado antes que lejos. A veces eso te abre puertas, y marcas la personalidad de tu blog. O sea que te ayuda a ser tú misma.

¿Hay “fashion bloggers” hombres?

No hay muchos. Me parece que es un buen nicho: los chicos tienen más oportunidades de hacer crecer ese mercado. El campo femenino está saturado.

Foto: Machucabotones

Foto: Machucabotones

¿Cuánto tiempo te ocupa el blog?

Mira, yo empecé en el 2010, y entonces trabajaba en Ajé. Era un trabajo de planta, usaba uniforme y a mi salida me cambiaba en el baño para ir a los eventos. Hacía mis transformaciones todos los días: mi papá pasaba en un taxi y me dejaba mi ropa. A veces me maquillaba en el bus. Terminaba bien cansada. Yo sabía que iba a invertir muchas horas de mi tiempo en el blog, pero a mí nada me importaba: mi blog fue una terapia del olvido, y de alguna manera me salvó.

¿Y qué piensa tu familia de tu blog?

Mi mamá se preocupa porque me dice “¿eso te va a dar dinero?”. Entonces le regalo cositas y todo bien. Mi mamá es muy comprensiva, y gracias a ella he aprendido la base de la moda. Mi papá lo ve de manera divertida.

Imagino que debe haber algo de cordialidad fingida en ese mundillo.

Acá hay mucha careta. Hay chicas buenas, pero en el camino se contaminan porque quieren encajar. Hay hipocresía y mucha cordialidad fingida. Hay que ser fuertes y no mirar a los costados.

¿Qué sueles criticar de los eventos de moda?

La discriminación. A ver, una vez fui a “Vogue en vivo” en el Jockey Plaza, y la fotógrafa que recibía a cada invitado se volteó al verme. Se hizo la loca… será porque no tengo pinta de pituca. Aunque yo tenga un mono en la cabeza esa fotógrafa me tiene que tomar la foto. Ese tipo de cosas me parecen poco profesionales. En esa oportunidad nos dieron unas cartillas que teníamos que llenar con stickers, y esos stickers los recibíamos en cada tienda y luego los canjeábamos por una carterita. Un detalle bonito. Pero los asistentes se hicieron los locos y no me dieron los stickers, y yo no iba a rogar. Era un evento con trampa. Solo les interesaba vender, y no la ayuda social de la lucha contra el cáncer, que era el pretexto. Para mí son puras viejas pitucas que acuden a hacer vida social y les importa un cuerno ayudar. Es pura hipocresía. Hablemos claro, es eso.

3

¿Qué pasó luego de ese evento?

No me enviaron la invitación al siguiente evento. Terminé conversando con la encargada: me dijo que había leído el post y que no le parecía. Que en todo caso debí avisarle antes: “Quizás un regalito hubiera solucionado tu disgusto. Las otras bloggers no han escrito nada de eso”. Yo me indigné. La gran mayoría de bloggers son franeleras, esa es la verdad. Tenía que decirle lo que pensaba y dejar en claro mi opinión.

4

¿Qué expectativas tienes?

Estoy pensando hacer una plataforma de moda: desarrollar un espacio, juntar a diferentes artistas, y dejar mi opinión de manera periodística. Se puede desarrollar un punto de vista sobre la moda en Lima.

¿Podrías irte a vivir a un pueblito lejano y abandonar la moda?

Lo veo difícil, ja ja ja. Aunque a veces sí lo he pensado, porque considero que fuera de Lima hay mucho mercado. En provincias hay poca gente hablando de esto. Pero yo me quedo en Lima. Amo escribir de moda.

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.