La Calata Culta Martes, 10 marzo 2015

Daniella Saettone: “Yo soy más de conversar con el público”

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.

Viene haciendo música desde los 9 años. Un día tuvo una banda llamada Fuera del resto y se vaciló un montón. Ahora trabaja en un colegio y sigue haciendo música. No cree en las categorías, sino en el contenido. Su disco se llama “Rompecabezas de mí”: en él podemos perdernos un ratito, y solo sentir. Mañana, miércoles 11 de marzo, tiene una tocada en La Noche de Barranco junto con Karin Zielinski. 

¿De dónde vienes?

Vengo de trabajar, soy psicóloga en un colegio y trabajo con adolescentes.

¿Qué estudiaste?

Psicología clínica. Yo no he estudiado música, aunque desde chica componía canciones y cantaba. Eso fue algo que me nació como un lenguaje alternativo. Pero nunca tuve la oportunidad estudiar música, no sé, mis padres no eran partidarios del tema. Y yo también tenía mucha curiosidad por estudiar algo de letras o humanidades. Desde pequeña pensaba que quería ser psicoanalista. Sabía que tenía que ser algo que estudiara al ser humano. Y entré a La Católica para estudiar antropología e hice un año, y en paralelo mi proyecto de música. Mi banda ya estaba sonando en radios por ese tiempo.

¿Qué edad tenías ahí?

Entro a la Católica con 18 años recién cumplidos. Y ya estaba chambeando con mi banda para sacar un disco. Mis canciones con Fuera del resto las hice cuando estaba en secundaria. Pero el disco sale cuando tenía 19 años y decidí cambiarme a psicología. Nunca he creído que haría una sola cosa a la vez, me aburriría. Y no tendría elementos diversos para trabajar mis canciones. Mi cabeza se va moldeando, con mis experiencias en el trabajo o con lo que leo. La música desarrolla mi sensibilidad. Una disciplina es complemento de la otra.

¿Puedes hacer varias cosas a la vez?

Si cierro un compartimento y abro otro, creo que sí. En el día soy la psicóloga de secundaria. Para mis cursos empleo mucha creatividad; trato de usar elementos audiovisuales o incluso recurrir a mi lado histriónico para enganchar con los chicos. Siempre estoy buscando diferentes recursos. Ya el resto de horas puedo estar haciendo música o lo que esté relacionado a mi proyecto musical.

¿Qué piensa tu familia de tu faceta como cantante?

Mi padre falleció cuando yo era jovencita; no llegó a oír mi primer disco. A mi madre siempre le gustó que yo produjera mi propio material. Claro que al principio ella estuvo temerosa con el tema, me decía  que la música era un camino inseguro y que no tendría estabilidad económica. La verdad es que si hubiera querido hacer dinero no habría escogido la psicología sino otra carrera, quizás. La escogí porque música y psicología son complementos; porque me da algunos porqués a nivel macro y micro. Era una carrera en la que podía instrumentalizar mi sensibilidad.

¿Cómo te sientes con la psicología a esta edad?

Es curioso que me hagas la pregunta diciendo a esta edad, porque acabo de cumplir 31 hace unos días. Y he llegado a un punto (no sé si es solo este momento de mi vida) en el que no me atrae tanto trabajar en el ámbito clínico, a nivel de intervención. Estuve algunos años trabajando en centros de salud mental pues, además de ser psicóloga clínica, tengo formación como psicoterapeuta. Sin embargo, ahora mismo estoy disfrutando mucho del trabajo con jóvenes, en temas de consejería (que es algo más de carácter a corto plazo que la psicoterapia), la docencia o del trabajo en prevención. Lo positivo de la psicología es que siempre puedes seguir reinventándote.

¿De qué manera utilizas la psicología en tu vida de cantante?

Mi contenido, mi discurso es muy introspectivo. Me gusta utilizar mis conciertos para que la gente haga lo mismo, emplee las canciones como estímulo para construir sus propias historias e insights. Lo mío no es mucho hacer “show”, yo soy más de conversar de manera horizontal con el público.

¿Te consideras introvertida?

Soy muy transparente. Me ha costado, soy bastante extrovertida porque no puedo ocultar mis verdades. Pero no me gusta ser el centro de atención todo el tiempo, me abruman las multitudes. Los eventos sociales me asustan. O sea, como que no quiero ver a todo el mundo: en ese sentido, soy tímida. Y eso me pasaba antes, en el escenario. Hasta hace no mucho yo no disfrutaba de mis conciertos. Los escenarios eran como una consecuencia, un vehículo para difundir mis canciones.

¿Y antes de salir a escena en qué pensabas para darte valor?

Trata de conectar con la gente, esto es un encuentro.  Lo que me ayuda es visualizar el tema como un encuentro, como algo horizontal. Y ha tenido que pasar bastante para que yo pueda pararme en un escenario y respirar sin que me arda acá, sin que mi corazón me lata. Ahora lo disfruto un montón.

Del tiempo de Fuera del resto a ahora, ¿cómo te sientes con tu trabajo?

Hay una diferencia abismal. Fuera del resto fueron solo cuatro años de mi vida. Yo llevo haciendo música como solista más de 7 años, quizás no de una forma tan mediática. En mis composiciones se ve una evolución, de todas maneras. En mi manejo de los conciertos, creo que ya tengo más claro quién soy. Además, “Rompecabezas de mí” es un espejo de mi mundo interno, es un trabajo muy personal. Creo que esa es la más clara diferencia entre Fuera del resto y Daniella Saettone.

¿Qué expectativas con el concierto?

Bueno, estoy ilusionada porque con un buen feeling se generan maravillas. No hay nada mejor que el vínculo. Yo tengo esto con Karin Zielinski, somos amigas desde hace años: fue por la música que nos conocimos, nos tenemos mucho cariño y respeto, pero es la primera vez que nos ponemos a hacer algo juntas siendo solistas. La última vez que hemos cantado ella estaba en Ezquilache y yo era parte del proyecto Cantautoras.

Con Karin Zielinski. Su tocada es mañana a las 10pm.

¿Cómo describirás tu música?

Me cuesta mucho clasificar. Es como un pop íntimo y auto-confesional, que tiene elementos de varias partes del mundo. Justamente la idea era recrear atmósferas diferentes. Yo viví en España unos dos años, porque estaba estudiando mi maestría, y recorrí bastantes lugares. Y lo curioso es que los músicos que han participado en el disco son, por ejemplo, de Argentina, España, Portugal, Perú. Es una mezcla cultural. A mí me gusta transmitir imágenes. Creo que es música fácil de escuchar. Es bien tranqui el disco.

¿Qué piensas del asunto ese del apoyo al artista?

A veces es complicado. En radios estamos atrapados en los 80, y se depende mucho de los medios de comunicación para que el artista pueda hacerse conocido. Escuchas la radio y no sabes en qué país estás, porque no hay mucho producto nacional. O todo es lo mismo de siempre, lo que suena hace 15 años y no se apuesta por lo nuevo.

¿Cómo sería tu ley para el músico?

No sé si propondría una o varias leyes. Por ejemplo, una ley de mecenazgo cultural. Pero para ello primero hay que declarar que el rock y el pop, en todas sus vertientes, son cultura. También necesitaríamos que se promulgue una ley que apoye la producción nacional en radios…  Es duro, ¿ah? Uno se encuentra pensando “¿seremos ludópatas de la música?”. Porque metemos y metemos dinero al asunto por el simple placer de apostar por nuestros proyectos. Pero eso, estamos apostando.

¿Te has sentido discriminada haciendo música?

Tal vez por hacer pop. Tenemos esta tendencia de categorizar, nombrar estilos; creer que algunos son superiores que otros. Es como si la categoría terminara definiendo más las propuestas y no tanto su contenido. Pero al final todos creemos que nuestra perspectiva es la correcta y las otras no; todos caemos en esos sesgos y errores.

¿Cómo te has sentido al respecto?

Al principio me afectaba, ahora no. Solo me río y me enfoco en tratar de mejorar mi voz, mi performance, mis composiciones… Además, se trata de que me sigan los que me quieren seguir, los que se identifican conmigo. No importa quiénes o cuántos sean.

¿Ahora es más fácil hacer música?

Todo tiempo tiene sus ventajas y desventajas. Siempre será un largo camino. Quizás ahora existen más facilidades que antes, por el tema del internet. Pero el camino es interminable y siempre hay que evolucionar. Lo importante es que cada vez estés mejor que la vez anterior.

¿Qué mensaje le dejas a la gente?

Que hagan lo que les hace felices y el resto vendrá por su cuenta. Todo en esta vida es cuestión de engranajes; una vez que una rueda gira, empiezan a girar las demás.

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.