La Calata Culta Sábado, 20 enero 2018

“No vendemos consoladores, sino juguetes tecnológicos”

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.

Fotos: César Bedón Rivera

El otro día yo estaba en mi casa, echada en mi cama con mi mano en mi entrepierna y me dije “Debería tener un juguete sexual”. Y recordé un lugar llamado Foreplay. Me habían dicho “Queda en plena calle de la pituquería sanisidrina, el lugar es hermoso y tiene juguetes sexuales elegantes. Creo que te podría gustar”. Yo dije “¿En San Isidro? ¿Hermoso? ¿Y cómo no me he enterado?” Así que entre a la página de Facebook de Foreplay, busqué el número de contacto y llamé. Silvanna Peraldo dijo “¿Aló, quién es? Estoy en una fiesta, no te escucho bien”. Y yo le dije “Quiero conversar contigo sobre Foreplay”.

¿Cómo se te ocurrió crear Foreplay? ¿Eres tú sola o tienes un socio?

Somos dos socios. Ahorita él está en el extranjero. Empezamos hace un año con la idea de traer un negocio nuevo al mercado peruano, y decidimos tomar el riesgo de tener una tienda de juguetes sexuales de lujo. Por ejemplo, ¿cuál fue la sensación que tuviste al entrar?

Limpieza.

Para nosotros es importante relacionarnos con algo limpio. Con algo blanco. Abierto. Con mucha luz. Eso inspira confianza.

Normalmente se relaciona este tipo de lugares con sótanos en centros comerciales antiguos, y un chico que te observa raro desde una esquina.

No solo alimenta el tabú, sino que genera en el consumidor un sentimiento de culpabilidad. Te hace pensar Yo debo tener algo raro para que me guste esto. Entonces estudiamos que en el mercado objetivo no solo están las personas que se atreven a ir a un lugar así, sino además otras personas que no se han atrevido. Muchas mujeres compran sus juguetes sexuales en el extranjero o se los encargan a un amigo gay.

¿Tú ibas a sex shops?

En el extranjero. Acá, no. Porque siempre he pensado que si buscaba algo de calidad, no lo iba a encontrar en un lugar escondido en un sótano.

¿Qué es Foreplay?

Arte, tecnología y estilo de vida.

¿Por qué arte? ¿Tecnología?

Estamos contruyendo la galería y ahí realizaremos exposiciones de pintura y fotografía. Buscamos innovar. Nuestros productos son tecnológicos, y puedes manejarlos con aplicaciones. Y no solo con bluetooth. Tu pareja puede estar en Asia y tú en Arequipa. Ofrecemos diversión para vivir mejor.

¿Por qué se compran juguetes sexuales?

Para disfrutar con la pareja.

¿Consoladores o juguetes sexuales?

Un paradigma que encontramos fue esa palabra, “consolador”. Tiene una connotación negativa. Hay una historia detrás, porque antiguamente se hablaba de la “histeria femenina”, que el doctor trataba masturbando a la paciente para calmarla. Eso era “consolar”. Nosotros no tenemos consoladores, sino juguetes tecnológicos.

¿Y de dónde los traen?

De China y EE.UU.

¿Esto qué es?

Este es el producto más grande, el más exagerado. Hay muchas personas a las que les gusta el fisting. El puño. Es para saciar ese tipo de gustos.

¿Y esto?

Es una colección llamada “Zoológico Imtoy”, el diseño está inspirado en animales porque esta colección apoya la lucha animalista. Lo cargas como cargarías tu teléfono. Con una aplicación gratuita puedes escoger el tipo de vibración.

Qué bacán.

O puedes dibujar algo. Le puedes hablar, y va vibrando más intensamente. Puedes mover el teléfono, ¡sacúdelo! Acá te dice qué tanto se va moviendo. O lo puedes sincronizar con una canción.

¿Qué producto recomiendas para principiantes?

La jirafita, por su forma anatómica. Te da placer de forma interna y externa.

¿Y cuál es el más solicitado de esa colección?

La jirafita y el delfín, que tiene 2 vibradores. Se puede utilizar con la pareja. Y es acuático, como el delfín.

No nos vamos a electrocutar, ¿no?

Ja, ja, ja. No.

¿Qué es lo que más preguntan cuando vienen por primera vez?

“¿Tienen algo que no sea tan grande?”

¿Cuántas personas vienen al día?

20 personas. Hace 3 meses inaguramos. Y hace un mes y medio que tenemos todo al 100 %.

¿Y cuál es el producto que más llevan los hombres?

Masturbadores. Anillos vibradores.

¿Cuando los hombres vienen ya saben lo que quieren?

Saben que acá van a encontrar gran variedad.

Los gays, ¿qué compran?

Estimuladores del punto prostático. También tenemos productos para transexuales. Traemos juguetes para todos.

¿Cómo se desinfectan los juguetes?

Con un desinfectante de rayos ultravioleta. Lo cargas por USB y lo guardas en tu cajón.

¿Y vienen parejas?

A veces, cuando tienen muchas dudas, las mujeres regresan con el esposo. Es como una compra privada. Nosotros ofrecemos una cita y cerramos el local solo para ellos.

¿Cuál es el próximo evento?

El 31 de enero tendremos “Des/atar” y habrá un montón de sorpresas. Vamos a traer a un shibarista capacitado en Japón. Hará una demostración en vivo.

¿Cualquier persona puede venir?

Sí.

He visto que dan charlas sobre sexo.

Sí. Nos parece importante que el sexo no sea un tabú y que la información esté al alcance de todos. Por eso traemos sexólogas y personas capacitadas. A veces las charlas duran más tiempo de lo programado, eso nos alegra.

¿Qué le aconsejarías a una chica que viene a comprar su primer juguete sexual?

Ven con ganas de divertirte. Hay juguetes para todos. ■

 

 

~ H O L A ~

¿Has pensado que tú podrías escribir?

Este año haz algo diferente.

Aprende a poner tu experiencia en palabras. Libérate.

Entrena con Machucabotones y descubre lo que puedes lograr a través de la escritura.

Visita www.machucabotones.com y descubre quién eres.

#EscribeHoy

La Calata Culta

Leslie Guevara es escritora y periodista. Ha sido columnista de la revista Velaverde. Relatos suyos han sido publicados en España y México. Es una de las autoras del libro "Sexo al cubo. Veintisiete relatos escritos por mujeres en el Perú" (Editorial Altazor). Es gerente de proyectos de Machucabotones y su perra se llama Allujo.